Cómo hacer de la Peluquería Canina una buena experiencia para tu perro

0 comentarios

Las mascotas de la casa también necesitan visitar la peluquería para que reciban el tratamiento especial, en su manto o pelaje, sus uñas y dientes. En este sentido, la visita a la visita a estos recintos debería ser una experiencia maravillosa para tu perro, pero como en todos los casos, debes educarlo para que así sea. 

Disfrutar la peluquería canina debe llevar una preparación previa particular de tu perro, con miras a que la visita no resulte traumática. Se aconseja que esta primera experiencia sea al poco tiempo de nacido. Antes de llevarlo la primera vez a estos centros de belleza y cuidado, el perro debe ser acostumbrado a realizar esa visita especial. 

Acostúmbralo al agua, secador y lugares diferentes
Una preparación inicial antes de ir a la peluquería canina es ideal. Esto quiere decir que debería ser entrenado no sólo para conocer ese entorno, sino para aceptar con facilidad los tratamientos que recibirá en ella. Cuando hablamos de entrenar hablamos de acostumbrar, de hacerle cómoda y agradable su visita, para que anhele ir a la peluquería.

Así, tenemos que valorar si nuestro can, ha estado en contacto con el agua, lo hemos bañado, ha estado en la playa, ha nadado. Esto es necesario porque su experiencia o cercanía con el agua hará que le guste o rechace el baño, así que báñalo antes de ir a la peluquería.

Otro elemento importante a tener en cuenta, es el sonido del secador que puede ocasionarle estrés a la mascota, por ello usa el secador cerca de él cuando estés en casa y rocíale aire ocasionalmente. Si lo bañas en casa antes de llevarlo a la peluquería canina, pásale el secador sobre el pelaje, así se familiarizará con esta herramienta. 

De igual manera, si tu perro no ésta acostumbrado a los desconocidos, debes llevarlo contigo a lugares nuevos. Para ello, déjalo ocasionalmente solo con algún amigo para que se acostumbre. Así perderá el miedo a no estar junto a ti todo el tiempo y conocerá otros espacios que le darán confianza y le permitirán estar tranquilo durante el proceso. 

Otro truco importante es llevarlo de paseo a una peluquería canina para que se acostumbre al movimiento de este sitio. Esto lo puedes hacer una o varias veces antes de la primera visita, así se familiarizará con su futuro salón de belleza. 

Disfrutar la peluquería canina y hacerla una visita normal y rutinaria  
Antes de llevar a tu mascota a su día de belleza canina, es bueno que vaya relajado y sin estrés. Por eso es conveniente que disfrute de una hora de actividad física, es decir que corra en el parque, que juegue contigo. Esto hará que esté un poco cansado y se relajará. Seguramente cuando llegue al recinto bajará la guardia y se comportará bien.

Algunas veces, la visita a la peluquería podría ser inquietante, si ésta no es consuetudinaria, es decir que pasa tiempo entre una visita y otra. Para ello, debemos valernos de las recompensas, darle algo especial, como una golosina, luego de asistir a su sesión de cuidado es un estímulo para un futuro buen comportamiento. 

Normalmente la primera visita a la peluquería debería ser después de los 45 días de nacido y bañarse una vez al mes si vive en casa. Por otro lado, si vive en el jardín la visita debe ser cada 15 días, pues el pelo del can requiere un trato particular por el ph. Éste se puede ver seriamente afectado si se excede en los baños o se usan productos muy abrasivos. Recuerda que tu mascota segrega grasas y aceites naturales para autoconservarse. De igual manera, en la medida de lo posible es necesario no afectar esa grasa o retirarla. 

Escoger la peluquería adecuada
Para una buena experiencia, debes escoger con cuidado el recinto al que irás. En función de ello, conoce o visita varias, mira los certificados de calidad y sanidad. Debes buscar un establecimiento con altos estándares de calidad en los productos, limpieza e higiene. 

También hay que procurar que las visitas del can, sean consuetudinarias y no estén tan alejadas una de otra para que se haga un hábito. 

Por supuesto, si vives en Granada, Armilla o Maracena, Valodú es tu peluquería canina de Confianza.

Un profesional peluquero con magia es ideal. 
Ten presente que el primer contacto con el peluquero es fundamental para disfrutar la peluquería canina, por ello observa el comportamiento del can durante el proceso. Si éste se halla relajado con la persona que lo atiende, tiene buena conexión y se queda tranquilo, será positiva la visita. Recuerda además que algunas razas requieren de un corte de pelo, otras no, y esto te lo dirá el especialista peluquero canino. 

El profesional de esos establecimientos sabe cómo tratar los nudos, las rastas, el tipo de cepillado y el tipo de pelo que tiene la mascota. En una peluquería canina, tu mascota tendrá una serie de servicios especiales que no recibirá tan eficazmente en la casa. No sólo su baño, o un corte de pelo, también su corte de uñas, o un buen masaje canino.

Cuando se acostumbra a los canes a visitar estos recintos se obtienen grandes beneficios, no solo en sus dientes, uñas y cuidado general, sino que mejoran su aspecto en el pelaje. Adicional a que estaremos regalando a nuestro perro relax y confort en su cuidado diario.  

Otros datos para que nuestro perro logre disfrutar de la peluquería canina
Busca información en diferentes recintos de tu ciudad en donde atiendan animales. De seguro, ellos te sabrán dar una buena recomendación. De igual manera, revisa foros especializados y críticas para conocer qué recintos debes evitar. Recuerda que estos establecimientos están cada vez más presentes en las ciudades, ya sea como centro de belleza para mascotas o como un servicio añadido del veterinario. 

Y si vives en Granada, consigue tu reserva en Valodú en esta misma web de forma online.