¿Cómo cuidar de nuestro perro cuando llega el verano?

0 comentarios

Los humanos compartimos la Tierra con muchos animales. De estas relaciones, una de las más antiguas y duraderas, es la que tenemos con los perros. Desde hace miles de años hemos moldeado la historia evolutiva de esta fiel especie de caninos. Los hemos domesticado y adaptado a nuestra forma de vida. Hoy en días, existe gran cantidad de razas, en muy diversos tamaños y con todo tipo de pelaje. 

Sin importar si son grandes o pequeños, si están entrenados o no, nuestros canes dependen de nosotros y debemos estar atentos a sus necesidades. Sabemos que no todas las razas son iguales, Algunas, como el San Bernardo, toleran muy bien el frio; otras, por el contrario, prefieren climas un poco más templados. En este sentido, es de recordar que para nuestros perros, el calor de los meses de verano puede resultar muy incómodo y agobiante. Factores como la exposición al sol por largos periodos de tiempo, pueden contribuir a una sensación de malestar de nuestros compañeros caninos. 

Consejos para el cuidado del perro en verano 
Si seguimos algunos consejos, con seguridad nuestras mascotas podrán disfrutar esta época del año y su cuidado nos resultará una tarea agradable y entretenida.

Mantener una correcta hidratación en todo momento
En las épocas de calor, es realmente importante controlar y aumentar la hidratación de nuestros perros. Las altas temperaturas pueden causar una mayor pérdida de líquidos del cuerpo de nuestras mascotas, por lo que necesitan ingerir más cantidad de agua de la que toman en otras épocas del año. 

Pensando en esto, debemos asegurarnos de que estas mascotas siempre tenga a su disposición suficiente agua fresca y limpia. Es recomendable que durante los paseos llevemos una botella de agua para que la mascota pueda reponer líquidos que pierde durante la caminata.

Debemos tener cuidado de los golpes de calor
Existen razas que son muy susceptibles a los golpes de calor. Algunos indicadores que pueden avisarnos que nuestro perro está sufriendo de un golpe de calor son: jadeo incesante, salivación excesiva, mirada perdida o ansiosa, apatía o falta de respuesta a las órdenes, temperatura alta, taquicardia, piel seca o nariz caliente y deshidratación. 

En los casos más extremos inclusive pueden llegar a sufrir desmayos. Para minimizar las probabilidades de que nuestras mascotas se vean afectadas por un golpe de calor, debemos evitar que hagan demasiado ejercicio y mantenerlos en sitios con buena ventilación. 

Por supuesto, un buen corte de pelo en una peluquería canina, aliviará a nuestras mascotas del calor de forma muy efectiva. Y si estás en Granada, por supuesto, Valodú es tu peluquería Canina en Granada.

Reprogramar los horarios de caminatas o paseos
Los paseos diarios son una parte fundamental de la felicidad de nuestros perros. Pero llevarlos a estas caminatas en las horas más calientes del día (11 de la mañana a 3 o 4 de la tarde), puede resultar perjudicial para su salud. Lo más aconsejable es dejar las caminatas para cuando la temperatura esté más fresca. Los expertos aconsejan que los paseos se realicen temprano en la mañana y/o en horas de la noche. 

Si nos vemos obligados a pasearlos durante las horas calientes del día, es recomendable evitar que la mascota camine mucho tiempo sobre asfalto u otras superficies que acumulen calor. Ello, motivado a que éstas puedan causarles daños o quemaduras en las almohadillas de las patas. 

Evitar la exposición directa al sol 
Si el perro vive en un patio fuera de la casa, debemos proporcionarle un sitio fresco que le brinde una buena sombra y lo proteja de los rayos directos del sol.

Si estamos de vacaciones en la playa o en algún lugar con mucho sol, parte del cuidado del perro en verano implica que debemos asegurarnos de que la mascota disponga de un sitio alejado de los rayos solares. Es muy aconsejable bañarlo con agua, incluso podemos mojarlo con una manguera. Cuando el agua dulce sea escasa y no podamos mojarle todo el cuerpo, al menos deberemos humedecer la cabeza y el tronco del animal.

No debemos dejar al perro encerrado en el auto 
Debemos tomar en cuenta que nuestra mascota es sensible a las altas temperaturas. Un consejo muy importante es que jamás debemos dejar a un perro encerrado dentro del coche estacionado. 

No importa que el coche esté a la sombra, las altas temperaturas pueden afectar el bienestar de nuestra mascota. Algunas personas creen que dejar la ventanilla del auto entreabierta es suficiente para que el can se encuentre bien. ¡Nada más alejado de la verdad!, las altas temperaturas y la poca ventilación dentro del auto pueden afectar, muy rápido, el bienestar de nuestra mascota.

Adaptar el sitio donde el perro duerme
Durante los meses calurosos del verano, los perros prefieren dormir en el suelo, ya que es más fresco que el cojín, su colchón o cualquier otra superficie que utilicen para descansar. Existe gran variedad de camas especiales para disminuir la temperatura de la mascota. Se pueden adquirir cojines que permiten dispersar el calor o esterillas refrigerantes que ayudan a enfriar la cama como parte del cuidado del perro en verano.

Debemos cuidar al perro de los insectos
En verano los insectos se multiplican y proliferan. Algunas especies de insectos pueden picar a nuestras mascotas y perjudicar su salud. Si tenemos un jardín con plantas es recomendable que utilicemos un repelente para proteger a nuestra mascota. Si algún insecto pica a nuestra mascota es aconsejable consultar al médico para que nos recomiende un tratamiento adecuado. 

Juguetes caseros para refrescarlo 
Adicionalmente podemos hacer una actividad para el perro que le permitirá refrescarse además de distraerlo por un rato. La idea es fabricarle un juguete helado que lo distraiga unos minutos. Para hacerlo, solo debemos tomar un contenedor de plástico, algo de agua y un poco de la comida del perro. Colocamos la comida y el agua dentro del contenedor y lo ponemos a congelar. Una vez que el agua esté congelada, se saca el bloque de hielo y se le da al can (es aconsejable pasarlo por agua para evitar que la lengua se pegue al hielo). Para esta actividad es recomendable tener un jardín, un patio o una terraza.