¿Cómo cuidar a tu perro después del verano?

0 comentarios

Es muy común enfocarnos en los cuidados de nuestros perros durante el verano. Sin embargo, debemos saber que después de esta temporada también se requiere prestar atención especial a nuestra mascota, todo con miras a conservar su bienestar.

Si bien nuestros perros la pasaron genial durante las vacaciones, siempre y cuando le aplicamos los debidos tratamientos para su protección, es igualmente necesario tomar en consideración estos consejos para renovarlos y asegurar su salud una vez disfrutada esa calurosa época del año.

¿Qué pasa con el perro después del verano en Granada?
Aunque a veces no lo percatamos, surgen cambios en nuestras mascotas una vez transcurrido el verano, como relajamiento en la rutina, desajustes alimenticios o cualquier otro hábito distinto al acostumbrado, y es claro que eso nos ocurre a nosotros mismos si estamos de vacaciones.

Pero además de ello, físicamente se presentan distintas afecciones que deben ser corregidas para brindarle mayor comodidad, frescura y tranquilidad. Entre las zonas más afectadas tenemos:

Piel y pelaje
Éstos sufren considerablemente durante esos días calurosos. La deshidratación es muy común, y por más que se hayan aplicado los cuidados especiales, el pelo y la piel se resecan al menos un poco, más aún si se han bañado en la playa, sin contar si se han pegado garrapatas o pulgas.

Además de ello, es muy probable que el cepillado constante no haya sido con la misma dedicación y continuidad que en la época anterior, por lo que la presencia de nudos seguro será más de lo normal.

Oídos
También es frecuente que se presenten episodios de otitis después del verano, por el agua del mar o incluso piscinas. Además, si no se hizo el corte de pelo a tiempo, es probable que éste se encuentra más largo en los oídos y recoge más basura o insectos que pueden ingresar en esta área.

Almohadillas y uñas
Es usual que las almohadillas sufran cierto reblandecimiento durante el calor, por lo que son proclives a aguantar quemaduras durante sus caminatas. Asimismo, las uñas seguramente no han tenido el corte en la oportunidad y se encuentran más largas de lo necesario por lo que les producirá alguna molestia. 

Sistema digestivo
Ante los posibles cambios alimenticios y de horarios de comida, considerando el lugar donde se disfrutaron las vacaciones, es factible que el canino presente con posterioridad problemas digestivos o haya acumulado parásitos.

Tratamientos a aplicar al perro después del verano
Los veranos en Granada suelen ser particularmente calientes, por lo que haremos referencia a los principales aspectos del cuidado canino que debes implementar, como lo son:

Sesión de peluquería
Es claro que merecen una sesión relajante y de cuidados especiales en la peluquería canina Valodu en Granada para el corte de cabello y uñas. Es necesario eliminar de inmediato esos nudos molestos y pelos en los oídos.

Baños más seguidos
Lo inmediato es brindarle la mayor hidratación y hacerle unos baños un poco más seguidos, al menos durante el mes siguiente. Se debe procurar que el pelo recupere su suavidad y brillo con productos especiales para ello.  

Cepillado especial
Retomar el cepillado diario, preferiblemente dos veces al día, para recuperar la soltura del pelaje, especialmente si es largo. Además que deben soltar ese pelo excesivo que seguramente cambiará con el debido mantenimiento.

Cuidado de los oídos
No solo el corte de pelo en los oídos es suficiente para asegurar que no haya problemas auriculares. Hay que hacer una limpieza más profunda considerando si estuvo en la playa y haya entrado arena o agua de mar. En todos esos casos se usan polvos especiales para lograr la limpieza adecuada.

Asistencia al médico veterinario
Si te has saltado en ese período la visita al veterinario es la oportunidad de hacerlo, y en el caso que lo hayas hecho, puedes repetirlo una vez terminadas las vacaciones para asegurar que el calor excesivo no les haya afectado su sistema inmune. 

Es buena oportunidad para que se le realicen ciertos test, como el de Leishmaniosis o Ehrlichiosis, para asegurar que no haya picaduras de mosquitos o garrapatas, o en todo caso apariciones de hongos en la piel.

Desparasitar
Con la prescripción del veterinario, es el momento de suministrarle un efectivo desparasitante, pues el cambio de temperaturas provoca que los parásitos se hagan más inmunes y perduren más tiempo.

Retomar la rutina alimenticia 
Si el perro viene de una alimentación poco saludable, es recomendable retomar el horario de comidas y la buena comida. Es necesario vigilar si no presenta síntomas de afecciones digestivas con el cambio de alimentación.

Continuar con los paseos para su ejercicio
Posiblemente, como nos ocurre en vacaciones, tu mascota adquirió unos gramos de más seguramente por el sedentarismo en la temporada de vacaciones, por lo que hay que continuar con la rutina de paseos que probablemente dejamos varios días atrás para procurar el ejercicio y el buen estado de salud.